miércoles, 3 de julio de 2013

La maternidad de la A a la Z - Q de quiebre

Otra semana pasó. Se fue junio, llegó julio y con él un nuevo #azdelamaternidad. Para los que no lo saben este es un carnaval ideado por Vero, la Trimadre a los 30. Una "capa" (ver el Lunfardiccionario al final del post) con mayúsculas. Así que no me canso de invitarte a participar!!!

Bueno, en esta oportunidad (es la 9º edición y en mi caso, la 7º) elegí la Q. Otra vez, vi que Quimera estaba solita y decidí acompañarla con Quiebre (¿qué? ¿pero esta además de colifa inventa palabras?). Tranquil@s, no me miren como bicho raro, la palabra existe. Al menos, en Argentina y Chile. Y si no existiera la inventaría che. De última, este es nuestro diccionario. Si no miren a Nieves con sus palabras moradas cada semana.


Q de quiebre
"Nada es evidente. 
Nada está dado. 
Todo es construido." 
(Gastón Bachelard)
                                 

Vamos a ver. Los muchachos de la RAE dicen que quiebre es:

1. m. Argentina. Acción y efecto de quebrar o quebrarse.

2. m. Chile. Ruptura (‖ rompimiento de relaciones entre las personas).



A su vez, quebrar (del lat. crepāre, estallar, romper con estrépito) es entre otras cosas, Romper, separar con violencia. // Traspasar, violar una ley u obligación. // Doblar o torcer (Quebrar el cuerpo). // Vencer una dificultad material u opresión.


Antes de la maternidad quiebre era para mí sinónimo de acción de romper. Se me quebraban las uñas dos por tres así que decidí cortármelas y chau pinela. Quebraban las empresas cuando los números no andaban bien. Quiebre podía ser también una lesión en alguna parte del cuerpo como la muñeca, el tobillo, etc. No le daba mayor importancia a la palabra que esa.

Sin embargo, con la maternidad se REsignificó mi idea de quiebre. Ahora también tenía/tiene que ver con la idea de ruptura, de acción de estallar y a la vez de vencer una dificultad material. Y para desarrollar esta palabra voy a tomar un concepto científico desarrollado por el filósofo y poeta francés Gastón Bachelard; vengo de las ciencias sociales y , aunque en este momento estoy en paro biológico, soy como dice el dicho "el zorro pierde el pelo pero no las mañas" (che, no se asusten, el que avisa no traiciona, prometo que esta elección tiene fundamento). Me refiero al concepto de «ruptura epistemológica».


El acceso al conocimiento (como la historia de las ciencias) está marcado por un corte, que separa lo pre-científico de lo científico; lo que implica una verdadera ruptura epistemológica («coupure épistémologique»). Bachelard consideraba que la ciencia progresaba a través de la superación de obstáculos epistemológicos («obstacles épistémologiques»), porque todo conocimiento, resaltaba, es aproximado. En este sentido, se conoce "en contra del conocimiento anterior, destruyendo conocimientos mal adquiridos o superando aquello que, en el espíritu mismo, obstaculiza la espiritualización". Algunos de los obstáculos que deberá superar la ciencia son, entre otros, la opinión y la observación básica, que deben sustituirse por el ejercicio de la razón y por la simultánea experimentación.

Según Bachelard, la ciencia no puede producir verdad. Lo que debe hacer es buscar mejores maneras de preguntar a través de rectificaciones (correcciones). Cada superación de algún obstáculo epistemológico conlleva necesariamente otro obstáculo más complejo.

Si, todo muy lindo ¿pero qué corno tiene que ver la maternidad con el conocimiento científico? Esperá che, no seas apurad@. Ahí vamos!

El quiebre de la maternidad




Desde el momento en que supe que estaba embarazada hubo un quiebre en mí. Un quiebre en el sentido de un antes y un después. Apampada era poco. Mi vida comenzaba o mejor dicho REcomenzaba a partir de ahí. Es decir, el embarazo fue algo así como la primera ruptura epistemológica (sí, relativa al conocimiento pero mi conocimiento). Antes tenía terror al parto, a la lactancia y ni hablar a la cesárea. De sólo pensar en esos temas me bajaba la presión (sí, una flojita che). Me daban tanto cagazo que ponían en duda mis ganas de ser mamá. No obstante, la realidad y el test de embarazo me dieron tal cachetazo que mi cabeza dio un giro de 180º. Ya no temía parir, es más ese era mi deseo. Parir naturalmente a mi bebé. Ya no me impresionaba la lactancia. Yo deseaba poder alimentarla de mi pecho. A la cesárea le seguía teniendo miedo (y con razón) eso sí. Primer quiebre.

La segunda ruptura epistemológica fue el nacimiento de mi hija. Se me voló la azotea. Traer un hijo al mundo es una sensación inexplicable. Una explosión de sentimientos encontrados. Felicidad, tristeza, miedo, esperanza. Es un quiebre en la vida de una mujer (y también de los varones, ser papá es un flash). Te cambia el chip. Todo lo que planificaste o pensaste antes de ese momento se desmorona en un segundo. No basta con repetir la frase trillada “un hijo te cambia la vida”. No, un hijo revoluciona tu vida anterior. Y ésta entra en crisis para dar paso a un nuevo comienzo (conocimiento: la maternidad). Segundo quiebre.





La tercera ruptura epistemológica aparece cuando llegás a tu casa con la (el) bebé en brazos. ¿Y ahora qué? Ahora empieza el verdadero baile. Menudo quilombo te espera. Nadie te dijo cómo seguir y aunque te lo hubieran dicho de nada serviría. Ahora estás sola (están solos mamá y papá) frente a una mini personita de 2,800 kg que lo único que hace es dormir, comer y llorar. A eso sumale que no se prende a la teta y que cuando tratás de prenderla pone el grito en el cielo y no para durante 3 horas. Sumale también que llegaste a casa un sábado y que no dormís desde el lunes a la noche, víspera del nacimiento. Estallar por dentro es poco. ¿Cómo entenderla? ¿Cómo hacerte entender? ¡Que pulmones tiene esta criatura! ¡Mamita querida! Tengo sueño. Quiero dormir o no voy a poder seguir. No, definitivamente no puedo con la maternidad. No es lo mío. ¿No hay devolución? Cigüenaaaaaaa!!! ¡Maldita letra chica! Y un sin fin de barbaridades que pasan por la cabeza de una parturienta. Pánico escénico. Ojo, también me moría de amor por mi hija pero el terror de los primeros días era desesperante a tal punto de asfixiarme y paralizarme. Obstáculo si los hay. Pero la maternidad es eso también superar obstáculos continuamente. Como saber elegir las puertas y los caminos del laberinto. Hay obstáculos y a medida que los superamos se presentan otros mayores. Es un círculo sin fin. Tercer quiebre.

Ya lo vas a saber...


La cuarta ruptura epistemológica aparece cuando ya en el ejercicio de la maternidad (y luego de haber superado el temor inicial) echás por tierra la opinión ajena y la mera observación básica. Antes era fácil mirar la crianza desde afuera. Una papa! Antes del parto te empapás de consejos habidos y por haber. Como sos nueva en el tema no desestimás ningún tip. “Ojo con los brazos que se envician”, “La teta cada 2 o 3 horas”, “Si la acostás en tu cama no la sacás más”, “Hay que dejarla llorar para que desarrolle los pulmones”, “Ojo que a veces lloran por capricho”, y una lista interminable. Pero desde afuera pensás, parece sencillo de manejar (¿Manejar? ¿Acaso pensás que un hijo es como un auto? Pobre ilusa!). Nunca más errada. Un hijo es un hijo nada más y nada menos, con todo lo que eso implica. Estamos hablando de una persona (que aunque chiquita y proyecto de adulto) tiene necesidades y su propio carácter. Todo lo que antes creías o al menos creías saber entra en crisis. Todo lo que te dicen te suena a bolazo. Y entra a valer tu propia experiencia y tu propio razonamiento de las cosas. No es lógico dejar llorar a una criatura de días. ¿Con qué propósito? Si a mí me quebró la vida ni hablar de ella. Nueve meses gestándose en  el vientre, un lugar cálido y acogedor. El ideal. Y de pronto, salir a un universo totalmente desconocido, lleno de inseguridades. No está preparada para afrontarlo sola. Depende de SU mamá (YO) y si llora es porque ME necesita y yo a ella porque me parte el alma verla sufrir. Los brazos y el pecho son el lugar más parecido a lo que supo ser su morada. Por qué negárselos. Te das cuenta (me doy cuenta) que hay infinitas formas de maternidad y crianza como madres e hijos. Cada hogar un mundo. Este es el mío y puedo elegir lo que mejor crea para el bienestar de mi pequeña. No me las sé todas. No. Pero tengo una herramienta que me guía, mi propia intuición. Los de afuera son de palo. Sí, me volví madre y compadritaCuarto quiebre.

¿Quién dice que es fácil?


Pero hay una ruptura de la que no hablé y no es menos importante. El nacimiento es un corte, una separación. Mi bebé nació y le cortaron el cordón umbilical que la unía a mí. Ese cordón que nos volvía indivisibles. Únicas. Y de ese quiebre nos quedaron heridas, esas heridas de las que hablaba Bego la semana pasada. A Muriel le quedó el ombligo y a mí la cicatriz de la cesárea. Esas marcas que llevaremos de por vida para que no olvidemos que alguna vez fuimos una sola persona.



De todo lo antes dicho, saco en limpio que la noción de ruptura epistemológica contiene dos principios generales que contribuyen a su aplicación, el reconocimiento de los obstáculos que nos genera el conocimiento social y la aplicación de las técnicas de ruptura que evitan la voluntad reproductivista que genera no cuestionarnos a fondo conceptos a priori dados por obvios en la cotidianidad.

Como ven, la maternidad y el conocimiento científico van por caminos paralelos. Ambos generan infinitos quiebres y rupturas. Y vamos superando esos quiebres a medida que vencemos los obstáculos que se nos presentan ante los ojos. Por eso para mí la maternidad es ruptura epistemológica. Por eso para mí la maternidad es laberinto y utopía. Por eso para mí la maternidad es un quiebre infinito.


“El conocimiento de lo real
 es una luz que siempre
 proyecta alguna sombra".
Gastón Bachelard




Nos estamos leyendo. Un abrazo, che!



Lunfardiccionario:

Capa/o: jefe
Colifa: loco/a
Chau pinela: fin del asunto
Corno: cuerno / expresión de negación
Apampada/o: desorientada/o
Cagazo: miedo / pánico
Azotea: cabeza
Baile: alboroto, desorden, situación complicada
Quilombo: desorden, caos
Bolazo: mentira
Compadrita/o: valiente / cabrona





38 comentarios:

  1. Pao....tu ultimo quiebre, el quinto...me has dejado....tocada.
    Efectivamente, un dia fuimos uno. Y aunque lo notas, esa union especial, te agradezco no sabes como que me hagas pararme y recordarlo.
    Con tantas prisas en nuestra vida actual, a veces se me olvida....


    Besos grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fuerte pensarlo no? No es algo que tengamos tan presente cada día... y cuando lo pienso se me pone la piel de gallina y no me lo creo!!!

      Besotes gordos llenos de emoción!

      Eliminar
  2. Para mi quiebre es lo que hacen algunos futbolistas. Tú aunque la palabra no existiera, como eres una capa colifa y compadrita (por valiente). Chau pinela.
    El tercero de los quiebres, al llegar a casa desprotegido, la verdad que acojona... pero te vas dando cuenta que eres capaz de eso y más. Es que tampoco te queda otra, o lo echas para adelante o nadie lo va a hacer por ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja esa es otra acepción que se me chispoteó!!! jajajaja que groso que sos Moi... ya la tenés re clara con el lunfardo!!!

      El tercer quiebre es durísimo... jajaja llegás a tu casa y en vez de puerta te chocás con una pared!!! Pero como decís vos, te vas dando cuenta que sos capazde eso más... echar para adelante... como nunca!!!

      Gracias, genio y figura...

      Eliminar
  3. Espectacular!!!!!!! Y es que lo de la maternidad, ni aunque te lo cuenten te piensas que es un antes y un despues!!!!!!!

    La palabra la conocía, en el curso de coaching que hice.... Le llaman quiebre a cuando el ser humano llega a un punto que se queda como estancado, y se rompe psicologicamente hablando......

    Muy buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea!!! Es inimaginable... un flor de quiebre (por lo grande, por lo intenso)

      Sí, en psico se usa bastante la idea de quiebre emocional...

      Un besazo nena!!!

      Eliminar
  4. Laberinto y utopía... ¡Me encantaaaaaaaaaaaaa!
    Me ha encantado de principio a fin porque me flipa como escribes, así, sin más.
    Admiro tu palabra, tu "toque" especial (ché!), tu manera de mezclar lo terrenal con lo casi divino.
    Y me faltaba que te decantaras hoy por el lado científico, a mí, a la literata de las ciencias puras.
    Eres "grosa", siamesa. Mil aplausos de los de dejar las manos enrojecidas y picando.
    Un beso más que grande y una tremenda ovación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja nena! Me hacés reír con tus comentarios... Me morí con los mil aplausos de manos enrojecidas...

      Gracias porque me hacés poner colorada y me levantás el ánimo hasta el Everest!!! Que bueno que te haya gustado... la tuya me encantó y me partió al medio... Te quiero siamesa!!!

      Eliminar
  5. UFFF... Pao, reina!!! Dónde está tu tope? Dónde tu límite? Porque con cada post que dedicas al AZ me dejas la boca más abierta, a punto de desencajar mandíbulas... Sabes de lo que te hablo, no?
    Me tienes sencillamente loca. Es impresionante.
    Has descrito con tus cinco quiebres los cinco primeros hitos de la madre en construcción.
    Me dejas desmontada, sin anclajes, sin palabras. Eres bárbara, che!!!
    Qué demonios leía yo antes de conocerte???

    Un abrazo inmenso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Vero... vos como Noni me hacen poner colorada... jajajaja me encanta el diccionario y es que me inspira y me permite mechar lo que me gusta, lo que sé...
      No había planeado cuantos quiebres poner pero me fueron saliendo al volver a aquel momento y creo que a todas nos pasó algo así en mayor o menor medida...
      Gracias por tanto cariño... sabés que es mutuo... y que cada post tuyo que leo me deja boquiabierta por tu gran talento y como dice Pau (d)escribir!!! Amo tu blog, sos mi ídola trimadre!

      Un abrazote inmenso para vos y dos besotes

      Eliminar
  6. Grandisima Pao!! Mi argentina linda, este post no lo lei, resonó en mi cabeza como si me lo estuvieras contando tú misma con ese acento que me flipa. Me he emocionado mucho, me identifico contigo en tantas cosas... En ese terror al parto, en esa cesarea que quedará en nuestros cuerpos para siempre, en esa locura de no poder mas con la bebita a la vez que la amas con todas tus fuerzas...Termino como empecé: grandisima Pao!! Besos transatlánticos, reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, hermosa... gracias por todo lo que me decís...

      Que bueno que tengamos tantas cosas en común... Me alegra haberte conocido y mil gracias de nuevo por el homenaje en tu blog...

      Te extrañé la semana pasada, las vacaciones son sagradas che!

      Besotes transatlánticos y gigantes!

      Eliminar
  7. Tú siempre me recuerdas los días de en que caminaba por pasillos de la facultad. Que eres de humanidades y de la pública latinoamericana, que no soy española che y no me engañas jajaja, que me suenas a mis cafés con cigarrillo (hace mucho que no fumo) hablando filosfía dura, de vida Bohemia, de Baudrillard, de Foucault, del genio de Dali y del misterio de latinoamerica pobre y corrupta. En fin, que leerte es como volver a los días en que tenía amigos intelectuales y no saber que éramos los único, que fuera de la facultad nadie entendía nuestras citas ni nuestros guiños.

    Un abrazo cariñoso desde el pasillo de filosofía y letras que algún día habité.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo que te recuerde esa época, nena!!! Yo también extraño los días de facultad, de charlas de café y parque... extraño a Foucault y Baudrillard, los mates en clase, las charlas de pasillo y los amigos hippies bohemios... Gracias por traerme esa época a la memoria...

      Un abrazote desde los pasillos de sociales para filo y letras con amor y nostalgia...

      Eliminar
  8. guauuuuuuu me ha encantado tu entrada... de ahora en adelante entra a formar parte de mi vocabulario diario... y es que tienes tanta razón!!!! desde que sale positivo es quiebre tras quiebre de lo anterior y también me queda a mi la cicatriz del 5º quiebre... feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste? Es que es una palabra que nos viene como anillo al dedo... desde el positivo, y es incríble cuántos quiebres podemos vivir con la maternidad... la cicatriz es esa marca que nos lo recuerda cada día... Un besote y me alegra que te haya gustado. Gracias. Feliz día para vos también.

      Eliminar
  9. Hola mi niña!!

    Hija, eres una máquina, de verdad!!

    Me identifico mucho con la llegada a casa del bebé... Madre mía, de repente te encuentras sóla en medio del océano y quiebras... emocionalmente, físicamente, porque es cuando realmente acusas el cansancio, inexperiencia, yo incluso me sentía sóla... Aunque no lo estaba!!! Las hormonas, ya sabes...

    El cuarto quiebre... amén a todo lo que dices.

    Me ha encantado como siempre!! Un besito, pero no quebrado ¿vale? Mmmmmmuak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La llegada del bebé a casa es caos por donde lo mires... lo que te cuentan en novelas y películas es puro cuento, chamuyo barato jajaja y el cuarto quiebre... que cada uno mire su ombligo che!!!

      Gracias Mixka o Vero... sos un amor... Besote NO quebrado che!!!

      Eliminar
  10. Ay Pao...me volviste a tocar la cicatriz de la cesárea magistralmente....cada vez que lo haces me trastocas!! Yo también le tenía pavor a que me rajaran, pero fíjate que después de tantas horas, cuando me dijeron de hacerla yo ya la estaba deseando. Y esa ruptura de cordón...ya te digo que me ha dejado trastocá...que bonito :')
    Besos geniaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Lois... no iba a hablar de ella, en principio no era la idea, pero es algo recurrente, entrada tras entrada... esa herida o cicatriz que nos marca de por vida... ese tatuaje en el cuerpo y en el alma...
      La ruptura del cordón, es EL quiebre!!!

      Besotes hermosaaaaaaaa, gacias¡!!

      Eliminar
  11. De verdad, no se qué os han dado de comer esta semana.
    Pao has estado magistral, brillante espectacular.

    Me quito el sombrero y te lo lanzo.
    Genial todos los quiebres y me quedo con el quinto!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo comí torta de chocolate a montones! Dicen que chocolate activa, será? jajaja
      Gracias miles Mª José!!! Otra que me hace poner coloradísima...

      Un besote enorme ohana hermosa!!! ;-D Loviuuuuu

      Eliminar
  12. Pues is la maternidad es una ruptura con tu vida anterior, para comenzar una "aventura" interminable, que te abre puertas nuevas y cierra otras. Pero para mi es una ruptura o quiebre como tu lo llamas que emrece 100% la pena y la nueva vida que nos espera y nos da la maternidad(con sus miedos) es maravillosa.
    Una entrada genial. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual... un quiebre del que jamás me voy a arrepentir... vale la pena y cómo... ya no concibo la vida sin ella y con eso te digo todo!!!

      Maravillosa maternidad de principio a fin...

      Gracias nena, que suerte que volviste esta semana!!! Besotesssssss :D

      Eliminar
  13. Soberbia, Pao. Una vez más, y como no podía ser menos porque ya nos vamos conociendo. Y pienso que para escribir de esta manera una ha tenido que experimentar también un quiebre, desde el punto de vista epistemológico de Bachelard. Es necesario romper con lo conocido, especialmente con lo que a uno le han enseñado, y empezar a vivir la realidad desde dentro, aceptando sus claroscuros. Solo así se alcanza la sensibilidad suficiente para transmitir de un modo tan emocionalmente certero.

    En lo que respecta a la maternidad, de acuerdo al cien por cien. Y, de hecho, considero necesario quebrar. Porque ese quiebre permite ver nuestro FONDO, y solo siendo auténticas, reales (con nuestras luces y nuestras sombras), somos capaces de sentir de forma completa... y a partir de ahí fabricar felicidad.

    Benditos aquellos días universitarios, en los que yo estudiaba Epistemología de la Comunicación y pensaba que de ese quiebre intelectual saldría algo que cambiaría el mundo... Hoy, como madre, creo que ese sueño es posible.

    GRACIAS PAO!!!! Mi más profundo cariño y admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reina morá!!! Sos grande hasta para comentar che... Varias veces toqué fondo... pero creo que nunca voy aprender del todo... y no sé si alguna vez me sienta completa o sienta de forma completa (es complejo en mí)... la cosa es intentarlo y poder fabricar felicidad como vos decís... Disfrutar de lo bueno y aprender de lo malo, de los errores y equivocaciones.

      Yo también estudié Comunicación pensando que iba a cambiar el mundo... pero si puedo al menos cambiar el pequeño mundo de mi hija y permitirle crecer libre, con principios y valores, con amor y respeto, con solidaridad y generosidad, con un poco de amor propio y con mucho amor para dar... creo que ahí habré aportado mi granito de arena más importante... después de todo cambiar el mundo no es imposible...
      El Che Guevara decía que "lo imposible sólo tarda un poco más"...

      En ese camino andamos. Te quiero. Gracias por todo!

      Eliminar
  14. Qué cosas más bonitas y más profundas escribes. Leerte es como asistir a una clase de Filosofía y otra de Literatura. ¡Me ha encantado! Coincido con todos tus quiebres (bueno, aunque yo no tuve cesárea, alguna herida me hicieron en los bajos fondos con la tijera).
    Un beso enoooorme :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa!!! Gracias... me pone re conteta que te guste leerme...Gracias miles de verdad... me siento mimada!

      Cuántos quiebres pasamos, el tuyo también cuenta che... flor de cicatriz esa... de sólo pensarlo me agarra cosquilla

      Besote enorme enorme y todo mi cariño hermosa :)

      Eliminar
  15. Lo que aprendo contigo niña, cada semana algo nuevo, me encanta. La palabra quiebre me ha tocado la fibra y la frase del final... Lo has bordado!

    Y vuelvo a aparecer por ahí...un semana más, todo un honor que te acuerdes de mí en tus entradas.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego... últimamente tus entradas inspiran las mías que le siguen, por eso te nombro... porque me calan hondo y me tocan la fibra como decís vos...

      Gracias, gracias y gracias.

      Un besazo enorme ♥

      Eliminar
  16. No puedo estar mas de acuerdo en que la maternidad es un quiebre, de todo, una madre se reescribe cada momento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si... es así como lo decís Yuria... un abrazo grande

      Que bueno que volviste y con tiempo ;-D

      Eliminar
  17. Sublime nena!! me encanto tus quiebres que coinciden con los mios,todavia recuerdo mis llegadas a casa con mis niños y es que era un mar de dudas pero cierto es que lo mejor es dejarse guiar por nuestra intuicion, sino la gente te prepara un quilombo de narices ...
    Ole tu!! y los quiebros de la maternidad que siempre son necesarios para aprender.
    Un besazo Che!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hermosa! Te vamos a extrañar esta semana... pero como le dije a Carol, vacaciones son vacaciones che!

      La llegada a casa es un cachetazo en seco! ¿Y ahora qué? Pánico total...

      Me alegra que te haya gustado. Gracias por leerlo (aún de vacaciones)

      Besotes enormes y a disfrutar!!!

      Eliminar
  18. Definitivamente es la única forma en la que nos reinventamos!, porque sin esos quiebres seríamos tan ignorantes como antes de los bebés jejeje
    Visto desde afuera es otra vida, definitivamente.
    Excelente manera de definir como es que nos sentimos cuando pasamos por esto...
    besos
    www.mamiandbaby.net

    ResponderEliminar
  19. Qué filosófica estuviste!! Me siento tan identificada con esa palabra, así tal cual como tu la defines que ya me quedé sin habla para expresar... Demasiado hermoso tu Post!! Abrazos

    ResponderEliminar
  20. muchos quiebres.... y los que nos quedan. La maternidad lo ha cambiado todo y aunque esté lleno de obstáculos es un camino tan intenso y bello que no lo cambiaría ni por el peor qiuebre del mundo!!!!

    Y si además conoces bellas personas con las que compartir estos momentos y experiencias, mejor que mejor!!!!


    Muchos besotes!!!!

    ResponderEliminar
  21. Querida, Pao, es para lewrte una y otra vez porque en cada lectura encuentro algo nuevo. Gracias por contarnos todas esas cosas que también sentimos pero no podríamos expresar. .
    :-)

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email