miércoles, 25 de septiembre de 2013

La maternidad de la A a la Z - E de Explosión

Hoy es la 14º Edición del #azdelamaternidad. Increíble pero ya estamos casi promediando el diccionario, esta genial iniciativa de Vero, Trimadre a los 30. Una Gran Obra Materna (en palabras de Nieves, nuestra luciérnaga y Cocó del AZ) que nos tiene tan enganchad@s y comprometid@s.

Para esta ocasión había elegido la V. Sí! Como leés. De hecho, tenía la entrada terminada y todo. Ve tu a saber por qué se me ocurrió por contabilizar las letras y... ¡oh, sopresa! descubrí que ya tenía la V (ver V de Vientre). Así que no me quedó otro remedio que rehacer el post con otra letra. Gracias Vero por la idea. A ver que sale che!!!



E de Explosión





Una explosión es un fenómeno mediante el cual se libera de manera violenta y abrupta una determinada cantidad de energía en forma, por lo general, de masa gaseosa. La explosión siempre significa un momento de quiebre con las condiciones anteriores ya que representa un shock o cambio drástico en las mismas. Debido a que las explosiones son eventos de generación abrupta y repentina, se generan por consiguiente ondas de presión que implican un movimiento más o menos desordenado que puede alcanzar grandes distancias. Al mismo tiempo, las explosiones siempre se caracterizan por el aumento de temperatura de manera drástica.

Las explosiones siempre son generadas por causas específicas, aunque estas pueden ser naturales o artificiales. Ejemplos de explosiones naturales que se dan de manera espontánea son las volcánicas. Las explosiones de tipo artificial, es decir, las generadas por el hombre, pueden ser químicas, nucleares, eléctricas o mecánicas. 

Si hablamos de explosión en sentido figurado, nos referimos a las crisis que puede tener una persona ante determinadas circunstancias. La presión de sentimientos opresivos y negativos tales como la angustia, la ansiedad, la ira, la desesperación y la impotencia pueden combinarse o tomar tal magnitud que la persona entra en crisis y ‘explota’ de manera abrupta y violenta. Sin embargo, la explosión también puede ser positiva. Cuando un sentimiento de emoción y felicidad muy grande nos invade y ya no podemos contenernos, explotamos de alegría contagiosa.
Todo este preámbulo es para decirles que voy a elegir la explosión de tipo volcánica como ejemplo simbólico de la maternidad.

Explosión volcánica


Un volcán (del nombre del dios mitológico romano Vulcano) es una estructura geológica por la que emerge el magma (roca fundida) en forma de lava, ceniza volcánica y gases del interior del planeta. Lo maravilloso de los volcanes es que son los únicos lugares donde podemos entrar en contacto con los materiales del interior de la corteza o del manto de la Tierra. (En las personas sucede algo parecido)

Las erupciones volcánicas son explosiones o emanaciones de lava, ceniza y gases tóxicos desde el interior de la Tierra a través de los volcanes y se producen por el calentamiento del magma.






Muchas veces me considero una persona volcánica, explosiva aún siendo bastante introvertida. Mi ánimo funciona así... soy de acumular, callar, guardar, y así hasta que un día harta de acumular me enciendo y escupo fuego de mi interior en forma de lava y me siento liberada. Claro que eso en algunas ocasiones tiene consecuencias desastrosas. Creo que no es sano guardarse las cosas, es siempre mejor plantear las molestias a tiempo. Soy consciente de eso. En la adolescencia sufría de urticaria crónica... erupción (explosión) cutánea si la hay. Parecía una frutilla andante. La escena era dantesca. Pero también gastritis crónica (sí, lo mío o es crónico o no es). Esas patologías son volcánicas a mi entender. No todas las personas son volcánicas per se (por su propia naturaleza). Sólo las que no sabemos cómo exteriorizar lo que nos preocupa. Lo que no nos hace bien. Aunque tampoco diría que es per se. Una causa más profunda nos lleva a eso y se naturaliza de tal manera que parece que fue así desde el origen.


La Maternidad explosiva.





A la vez, creo gran cantidad de mujeres antes de convertirnos es madres somos como un volcán durmiente que se activa desde el momento que damos a luz o cuando tenemos por primera vez en brazos a esa personita a la que dedicaremos nuestra vida. Nuestros pequeños crecen como el magma en nuestro interior, se van encendiendo y nos van encendiendo. Un día nos despertamos y somos un volcán en erupción. La maternidad fue una de esas cosas que me hizo estallar... internamente sufrí una explosión volcánica. No podía con la vida.

Era (es) demasiada desinformación junta. Una vida a cargo ¿Seré capaz? ¿Y ahora qué? ¿Cómo seguir? Miles de preguntas sin respuestas... Preguntas que no calmaban el llanto de mi hija. Respuestas que no lograron prenderla al pecho. Un fuego me quemaba por dentro, me sentía fatal, incapaz, consumida. Siempre había querido ser madre pero nunca fui tan consciente de la responsabilidad que acarrea que la vida de una persona esté en tus manos. Por eso, lloro cada vez que miro a Muriel y me sigo preguntando si lo hago bien. Si con todas mis miserias de madre imperfecta puedo afrontar una maternidad sana y plena. Estos días toqué fondo. Sí, otra vez. Pero tengo al lado al mejor compañero que podría imaginar y él me lo hizo ver claro... todo lo que me pasa se lo transmito a Muriel... por más que intente ocultarlo. Tengo que hacer cosas que me hagan sentir bien porque quiero que mi hija se sienta bien. Quiero que ella crezca sin carga. No quiero que ella sea una persona volcánica como yo. No. Quiero que no tenga miedo de expresarse. Que no se guarde lo que le hace mal. Que trate de resolver las cosas sin ahogarse en un vaso de agua. Que se valore y que valore a los demás. Que sea tal cual es, siempre. Pero para eso, tengo que darle el ejemplo. Por eso decidí barajar y dar de nuevo.


La maternidad enciende ese fuego interior, nos fortalece, nos ilumina, pero también nos paraliza, nos aterroriza, nos quema por dentro, nos hace sentir vivas. Está en nosotros buscar el equilibrio pero siempre apoyándonos en aquellas personas que amamos y que nos aman tal cual somos. Porque somos humanos, seres imcompletos, no sabemos estar solos, somos seres comunitarios. Necesitamos del otro para encendernos. Para Ser. Como aquel fragmento de la novela Como agua para chocolate

"Todos nacemos con una caja de fósforos adentro, pero que no podemos encenderlos solos... necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos. Por un momento, nos deslumbra una emoción intensa. Una tibieza placentera crece dentro de nosotros, desvaneciéndose a medida que pasa el tiempo, hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que descubrir qué disparará esas explosiones para poder vivir, puesto que la combustión que ocurre cuando uno de los fósforos se enciende es lo que nutre al alma. Ese fuego, en resumen, es su alimento. Si uno no averigua a tiempo qué cosa inicia esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca.

Para mí ese fuego es mi hija Muriel (pero también Demián y la familia que estamos formando). Como para ustedes lo son los suyos.

Y porque creo que la maternidad es aprendizaje constante, un tropezar y levantarnos, podemos convertir ese fuego que nos quema en pasión por lo que nos gusta hacer, por lo que amamos y nos hace bien al alma. Cada uno sabe qué es lo que lo completa. ¡Manos a la obra!

Un abrazo... ¡Nos estamos leyendo!




Nota: Definición de explosión tomada de Definición ABC

37 comentarios:

  1. Mi linda Paoooo... Yo te digo cómo "ha salido" la E de Explosión. ¡¡¡HA SALIDO REDONDA!!!
    Aquí me tienes literalmente con la boca abierta y el corazón encogido. Cuanta verdad hay en tus palabras, en cómo la llegada de la maternidad nos resetea el disco duro y todo lo que éramos o pensábamos salta por los aires... Todo se recompone de nuevo.
    Mi post de esta semana es sólo una pequeña gota del océano que resulta de esa explosión. De los cambios que se producen cuando somos madres y en los que difícilmente hay vuelta atrás-
    Querida amiga, yo te pido, por lo que más quieras, que dejes tus miedos y angustias. Que mires a tu corazón de frente a frente... y sólo de esa forma, tendrás la certeza de que Muri es tremendamente afortunada de contar con una mamá como tú, a pesar de ser volcánica. O mejor dicho, precisamente "GRACIAS A". Porque en tu manera de sentir está tu magia y tu grandeza.
    Un abrazo muy muy muy fuerte, y nuevamente millones de gracias por estar siempre al otro lado.
    Muakkkkss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Vero!!! Sos tan genia... gracias por mimarme tanto che!!! Si no hubiera sido por vos y tu E de explosión ya me sentía perdida y repetidora crónica de letras del AZ jajajaja
      Es increíble... si alguien me hubiera dicho antes de ser madre la revolución interna que iba a vivir me habría reído... No tenía idea, ni idea de lo que era ser madre más allá del deseo de serlo...
      Gracias amiga, por estar ahí, por bancarme en los bajones, por preocuparte, por levantarme el ánimo con tus palabras... prometo poner manos a la obra!!!

      Un abrazote muy muy muy enorme!!!

      Besotes che!!!

      Eliminar
  2. Somos un volcán en erupción...qué preciosidad de frase!!! Pao, mucho ánimo bonita, que hay que seguir para adelante sí o sí. Uno es mucho más fuerte de lo que se imagina en las situaciones adversas. Cuando se es madre se pasa por muchos estados de ánimo y todo tu día a día más el cansancio acumulado hace que nos derrumbemos a veces y te preguntes una y otra vez si lo estás haciendo bien. Pero con lo poco que te conozco te digo que lo estás haciendo de maravilla, que Muriel estará orgullosa SIEMPRE de tí, su mamá, y que es muy importante que tú estés bien porque eso es lo que le transmites (pese a que haya días que no lo puedas evitar). Y desde luego, la grandeza de la maternidad, es ese aprendizaje constante del que hablas.
    El fragmento de la novela me ha parecido grandioso.. perfectamente ilustrado y muy cierto.
    Un besazo y toda mi energía positiva para levantarte el ánimo. OHANA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noe!!! Gracias miles por tu buena onda... siempre tenés palabras lindas conmigo... Sos un sol enorme!!! Ohana :D

      Eliminar
  3. Nena y ahora que te digo yo?? Que tienes mas razón que un santo, todas somos vulnerables y todas en algun momento nos sentimos inseguras, yo he tenido mas de un bajón nunca sabes si lo estas haciendo bien, y las dudas te asaltan cada día, pero no debemos dejar que esto nos hunda hay que seguir adelante, eres un amor y vales muchísimo como persona y como madre asi que no mas inseguridad no mas comerse la olla y siempre mirar hacia delante Muriel esta y estara muy orgullosa de ti!!!! Besos amiga Che!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga!!! Gracias de verdad... me siento MUY acompañada... Feliz de tenerte al otro lado pero tan cerquita!!!
      Besotes che!!!

      Eliminar
  4. Hola princesa...

    Pues sí, creo que todas llegamos a un momento de explosión... Y efectivamente, deberías recoger las cartas de la mesa, unirlas de nuevo, barajar, y volver a repartir, antes de explosionar. Pero a veces, es inevitable Pao. Somos personas, seres humanos y tenemos derecho a tropezar y a equivocarnos una y mil veces.

    Es cierto que nuestro estado de ánimo se transmite a nuestros hijos, que lo captan absolutamente todo y que debemos hacer de tripas corazón para que no sufran. Pero insisto, somos per-so-nas... De todas nuestras experiencias sacamos una aprendizaje, y de eso se trata la vida ¿no? de aprender...

    Creo que Muriel tiene una suerte infinita de tenerte Pao. Te lo digo sinceramente, siempre te lo digo. Y lo hago de corazón. Eres grande. Ánimo y arriba!! Todas atravesamos malas etapas y baches... Pero lo malo sería no levantarlos y no mirar al frente. Aquí me tienes, aquí nos tienes a todas. OHANA...

    Besos mil!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, somos mamás imperfectas que hacemos (o tratamos de hacer) lo mejor posible... ¡Barajar y dar de nuevo! Nos ayuda a volver a empezar aprendiendo de los errores...
      Gracias miles che... Besotes hermosa!!! Ohana :D

      Eliminar
  5. Yo también me considero volcánica Pao. Tengo que darte la razón en lo de que no es bueno callar y callar y explosionar todo lo que guardamos de una vez....el impacto es muy grande en esos casos!!
    En mi caso, mi parto no fue una explosión volcánica entendida como tal...a mi me tuvieron que meter cargas explosivas jejejejje al fin y al cabo, lo importante es que el fuego de mi vida está conmigo....mi Nenufarilla.
    Tus inseguridades son normales pequeña, pero solo tienes que mirar a Muriel...es feliz? si es así (que estoy segura de que si) quítatelas de un plumazo. Ella te dará siempre la clave de si tu estás haciéndolo bien o no....m,ucho ánimo preciosa!!
    Sabes que nos tienes por aquí ;) muchos besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Lore... que feo es guardarnos las cosas y luego explotar por los aires!!! Gracias por todo amiga!!! Sos tan linda... PURO AMOR!!! Muchos bezasos che!!!

      Eliminar
  6. Pao... Para mí, tú siempre serás un volcán de sentimientos.
    Las explosiones pueden ser buenas o malas, pero nunca dejan indiferente a nadie, y menos a la persona que las protagoniza. Lo que hay que aprender es a explotar de felicidad, de amor, de buenos sentimientos, de emociones positivas, de ilusiones que ponen en marcha el motor que te conduce a la plenitud y prende ese fósforo interno al que aludes.
    Has estado brillante una semana más, cálida, cercana, emocionante... Y cada día que pasa me demuestras que eres una grandísima persona, con un núcleo rebosante de fuego que calienta, que ilumina, que traspasa el alma.
    Sí, ese volcán te hace arrasar con todo a veces, pero también hacer sentir tanto, tanto, tanto... a los que están a tu lado... También provoca una vibración, una sacudida a su alrededor, en ese punto es en el que nos encontramos siempre tú y yo. De vulcana a vulcana, te comprendo, te acepto y te quiero. Tal cual eres.
    Un besazo, corazón de fuego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay morada lunfarda y compadrita!!! Te quiero che... estoy de acuerdo en que hay que aprender a explotar de felicidad y de buenos sentimientos... eso me despierta Muriel más allá de los episodios quilomberitos que protagoniza (pues siempre termino comiéndomela a besos). El tema es no poder expresar a tiempo sensaciones que tienen que ver conmigo como mujer más allá de la maternidad...

      Un besazo de vulcana a vulcana... acá me encontrarás siempre che!!!

      Eliminar
  7. Qué bonito y cuánta razón. La maternidad es verdaderamente una explosión interior. Y lo que sentimos dentro desde ese momento se parece mucho al fuego. A veces cálido, a veces abrasador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual... Gracias por visitarme y bienvenida al azdelamaternidad!!!

      Besotes :D

      Eliminar
  8. Querida Pao!!!!!! Cuánta razón no sería original.....todas lo dicen.......yo nací encendida jamía....... Y con la maternidad el fuego se avivó y de que manera..... Y con gabi mis erupciones volcánicas son casi a diario........
    Respecto a la película......gran verdad la de la caja de cerillas..... Gran verdad que hay que cocinar con mucho mucho amor........lo de señor no es por vicio ni por fornicio es por dar un hijo a tu servicio.........eso ya.........

    Gran post linda pao y la verdad...no te imagino encendida a lo más estilo volcán.......... Como cantaba la union...... Ella ellla ella es un volcán!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea, locamotora! No me caben dudas que naciste encendida CHE!!! Me imagino tus erupciones con Gaby... Me encanta cocinar, lo hago con amor...

      Me parto con señor no es por vicio ni por fornicio... sos GRANDE!!!

      jajajajaja Besazoooooooooooooooo te adoro!!!

      Eliminar
  9. Pao, parece que hablabas de mi, yo soy igual. Hace tiempo de tanto guardar y guardar y callar cai rn crisis de ansiedad, fui a una psicologa y me fue gnial porque me enseñó precisamente a no guardar y de pronto un dia explotar. Con la bichiti todos los dias me pregunto si lo haré bien, si los valores son los adecuados, si un dia será como yo o como su padre(en cuanto a carácter) peto es cierto una cosa y es que debemos dejar qué afloren en ellos su propia personalidad y que sean capaces de afrontar sus problemas como ellos crean, de todos modos el colchón mamá siempre vava estar ahí.

    Un besete y buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno es sentir que no soy la única... que entre mamis nos entendemos... Yo también fui a terapia y andaba bien... pero dejé hace dos años y ahora que fui mamá... tuve una revolución interior que me obliga a volver para trabajar eso que tanto me cuesta che!!! Con las peques siempre nos vamos a preguntar si estamos haciendo bien las cosas... lo importante es estar ahí, acompañándolas no?

      Besotes y gracias!!!

      Eliminar
  10. Siempre coincido con lo que escribes en tus posts, pero es que al leer el de hoy siento que me has descrito a la perfección. Hago mías tus palabras: "quiero que mis niños crezcan sin carga, y que no sean volcánicos como yo. Quiero que no tengan miedo de expresarse. Que no se guarden lo que le hace mal. Que traten de resolver las cosas sin ahogarse en un vaso de agua. Que se valoren y que valoren a los demás. Que sean tal cual son, siempre. Pero para eso, tengo que darles el ejemplo. Por eso decidí barajar y dar de nuevo." Definitivamente nuestros hijos nos hacen ser (o al menos intentar ser) mejores.
    Un beso muy grande, y cuando estés en horas bajas ya sabes que también puedes contar conmigo, para todo lo que necesites. Aunque sólo sea un hombro, un abrazo apretado y un beso virtuales. Cuídate muchísimo, y mucho ánimo!!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Isa!!! No me digas che y encima estamos tan lejos... me gustaría poder darte una abrazo amiga!!! Muchísimas gracias por todo. Te quiero che!!!

      Besote desde Buenos Aires a Galicia :-D

      Eliminar
  11. Me tocas de nuevo la fibra Pao. Yo me siento tan volcánica a veces...lo he comentado mucho con Nieves. Me encanta todo el post y esa referencia a Como agua... A veces pienso en el día que podamos por fin conocernos las ohana y creo que podría pasarnos como a los protagonistas de la historia o_o menuda peliculera estoy hecha ;-)

    Llevo tres posts y a cual mejor, esta semana me siento chiquitita.

    Grande Pao!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego que lindo sería... yo también pienso en ese día y que nos pase igual... preciosa historia... Somos muchas las volcánicas Bego... lo bueno es que podamos darnos cuenta de eso para mejorarlo...

      Te quiero, Besazooooooooooooooo

      Eliminar
  12. Uff!! Pao!! Pese a haberlo hablado por wasap cuando ha llegado el momento de la caja de fósforos me he emocionado y he sentido de nuevo esa unión!!!

    Toda esa explosión la siento yo!! Desde que llegue de Ibiza soy una urticaria andante!! Pensaras que es coñá, pero recuerda que fui a la dermatóloga esta verano!!!

    Soy todo un volcán!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Majo... es emocionante ese fragmento... y habla tanto de lo que nos pasa como ohaneras también...

      La urticaria es mi enemiga íntima... ya vive conmigo desde los 12 años...

      Vamos las chicas volcánicas!!!

      Besazo amiga. LoveU

      Eliminar
  13. Al leer el título, pensaba que te referirías a esos momento en los que no puedes más, pero me encanta la comparación que has hecho con el embarazo y el magma.
    La maternidad es una explosión en muchos sentidos. Lo has explicado muy bien. Es cierto que tiene ese algo que nos impulsa a sobreponernos en momentos difíciles, pero también nos paraliza en otros. Es un constente preguntarnos cosas sin obtener respuestas porque hemos de descubrirlas nosotras mismas.
    Me han encantado tu entrada, muy bien traída.
    ¡Beostes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien podría haber hablado de eso Arusca... queda para otro post! Prometido... Me alegra que te haya gustado!!!

      Besotes che!!!

      Eliminar
  14. volcán....de pasiones, unas buenas y otras malas. Volcán....de incertidumbres....volcán de sentimientos...
    Sí, es una buenísima definición.
    Estupendo el post, como siempre

    Besos gordos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pauli... la verdad que volcán da para mucha tela!!!

      Besazos :D

      Eliminar
  15. Pao, preciosa mía. Creo que madres imperfectas somos todas, ahí radica la belleza de la maternidad, en saber aceptarnos como somos, en saber que no somos perfectas pero que hacemos lo inimaginable por nuestros hijos.

    Increíble como me haces pensar siempre. Yo, como tu, muchas veces me guardo las cosas y me voy calentando, hasta que un día estallan y salen de mí cenizas y lava ardiente.... Me gusta más la otra idea,la idea de ser como una volcán durante todo el embarazo y al final, explotar y dejar salir de nuestro interior lo más puro de nosotras mismas.

    Desde luego, no quiero que te vengas abajo para nada. Tu hija te quiere y te admira. Y tu eres fuerte y eres increíble, y ella verá n ti esos valores, que son los que importan. Me alegra que te sientas arropada por los tuyos, son un gran pilar.

    Por cierto, que lindo "como agua para chocolate" hace ya tantos años que lo leí.

    Te quiero y te sigo leyendo. Ánimo y arriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Didi... qué difícil es no guardarse las cosas... Yo también me quedo con la otra idea... la del embarazo...

      Gracias amiga... yo sé, y estoy trabajando en eso, aunque a veces se me haga cuesta abajo!!!

      Besazos. Te quiero che!!!

      Eliminar
  16. ME siento muy identificada con tus palabras.... yo también soy de guardarme las cosas y explotar un día, no es bueno, no. Y por eso trato de resolverlo, como haces tu.
    Ser madre no es fácil, las dudas de si lo hacemos bien o mal, las preocupaciones, las responsabilidades, TODO. Pero estoy segura que lo hacemos bien, nuestros hijos están sanos y queremos lo mejor para ellos, eso no puede ser estar haciéndolo mal, no????

    Me uno a ti, en ponernos manos a la obra para hacer lo que nos completa, lo que nos hace felices y hace explosionar nnuesto corazón y nuestro alma.

    Una entrada maravillosa!!!

    Te quiero guapisima!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanca... coincido con todo lo que decís... pongamos manos a la obra para sentirnos completas, felices y contagiar nuestras explosiones de alegría!!!

      Gracias preciosa. Te quiero!!!

      Besazo.

      Eliminar
  17. Hola! me a encantado tu post! creo que transmites mucho de lo que todas las madres sentimos y pensaos, todos esos miedos, preocupaciones de si estaos haciendo bien las cosas o estamos errando. Y por supuesto que la maternidad es una exploción de todo y más.
    miles de besitos
    si te interesa conocerme te dejo mi link
    http://flashlovee.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. Hola Danny!!! Bienvenida al blog. Me alegra que te haya gustado!!!

    Muchas gracias por tu comentario... me encantó tu blog :D

    Besotes porteños

    ResponderEliminar
  19. Pao, como siempre es un placer leerte!!! Cada vez que lo hago se me humedecen los ojos, se me hace un nudo en la garganta, me siento tan reflejada!!! es asi como lo describis en estas palabras. Hermoso post! Besote enormeee!!

    ResponderEliminar
  20. Pao, llevo un buen rato leyéndote... Con la de cosas que tengo que hacer y aquí me tienes enganchada a tus escritos! Yo también he sentido mi maternidad como una explosión de fuerza contenida. De pequeña miraba a mi madre y pensaba siempre "yo no podría", "yo no podré".
    Ahora me veo sacando mi familia adelante con mayor o menor acierto pero sin plantearme ya si puedo o no puedo. No hay tiempo para preguntárselo, tan sólo para avanzar e ir cerrando los días con el mayor balance (emocional) positivo posible. Un beso. Nuria

    ResponderEliminar
  21. Uffff Pao, a mi me pasa exactamente lo mismo, soy de guardarme todo para mi y luego explotar por una tontería, algo que no se debe hacer. Creo que es normal que nos sintamos inseguras y te cito textualmente porque me encanta como terminas este gran post "Y porque creo que la maternidad es aprendizaje constante, un tropezar y levantarnos, podemos convertir ese fuego que nos quema en pasión por lo que nos gusta hacer, por lo que amamos y nos hace bien al alma. Cada uno sabe qué es lo que lo completa. ¡Manos a la obra!"
    Muy bueno guapa, un besin

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email