miércoles, 23 de octubre de 2013

La maternidad de la A a la Z - Ñ de Ñaña

Otra entrega del #azdelamaternidad y ya van 16!!! Gracias, Majo, por ayudarme con las fotos!

Hoy les traigo la Ñ de Ñaña

Ustedes se preguntarán qué corno es ñaña. Bueno, la idea es echar luz sobre esta particular y simpática palabra. Según los muchachos de la RAE, ñaña tiene varias acepciones según de qué país de América Latina estemos hablando:


(Del quechua ñaña, hermana de ella).

En Argentina y Chile se le dice ñaña a la hermana mayor. En Ecuador al hermano. Por ejemplo en Bolivia, Perú y Ecuador es unido por amistad íntima. En cambio en Colombia y Panamá se habla de consentido o mimado en demasía. En Perú también se refiere a niño y en Chile a niñera. En lunfardo ñaña se usa también para indicar capricho, maña o antojo.



Como soy argentina, ñaña para mí es hermana mayor y ese es el punto de partida de este post.


Un poco de mi historia...


“Somos hermanas. Siempre lo seremos.
 Puede que jamás desaparezcan nuestras diferencias,
 pero tampoco desaparecerá nuestra canción.”

Soy la mayor de tres hermanas, "tanas de sangre" y sí che, gritonas y conventilleras a más no poder. La sangre tira. Pero eso no es lo importante. Lo importante es qué significa para mí ser hermana mayor y qué tiene que ver con la maternidad...

Alguna vez fui hija única. La primera. La mimada. Toda la atención fue para mí durante 14 meses (sí, fue un lapso corto de tiempo, tan corto que ni lo recuerdo) hasta que nació mi primera hermana. Desde ese día me convertí en ñaña y tuve que aprender a compartir el amor de mis papás, abuelos y tíos. Supongo que no habrá sido fácil al principio ya que todavía era una bebé aunque caminara y hablara, pero mi mamá siempre dice que fui una buena hermana desde el minuto cero.

Todavía recuerdo cuando nació la menor, yo tenía 3 años y tengo la imagen grabada de mi mamá internada. De los cambios de pañales, cuando empezó a hablar y a caminar, de su primer triciclo y de cómo, a medida que fue pasando el tiempo, con la del medio la "malcriábamos". Ella siempre fue la pichi de sus dos hermanas mayores. Hoy es mamá, de hecho fue la primera de las tres.


Abril de 1986



De hija única a hermana mayor...

“Tener una hermana mayor nos permite
 seguir siendo un poco niñas siempre.” 

Convertirse en ñaña o hermana mayor no es cosa sencilla. Tiene sus pro y sus contras como diría mi compañera Arusca. Por un lado, gozás de cierto poder, después de tus papás sos la autoridad intermedia. Pero por el otro, implica ir abriendo brecha, servir de punto de referencia a tus hermanos y convertirte en apoyo insustituible de tus padres. Es decir que ser ñaña (o primogénita) lleva implícito una serie de responsabilidades y obligaciones. Está en cada familia tratar de buscar el equilibrio, no se trata de dejarlos de lado pero tampoco de convertirlos en niñeras, aunque muchas veces cuiden de sus hermanos menores.

La cosa es que la ñaña se vuelve MODELO por ser la primera. El modelo a seguir, el modelo a imitar, fuente de "experiencia" y punto de referencia de los más pequeños. Eso muchas veces conlleva un peso: ser la punta de flecha que abre camino. Mal que nos pese, los papás aprendemos a ser padres con el primer hijo. Ensayo y error. En mi caso, al ser la primera sufrí las consecuencias de los temores de mis papás... Me costó tener novio oficial, esperé más de la cuenta para ir a bailar, las vacaciones sola o en pareja, son cosas que tardaron muchos años en llegar. Por suerte para mis hermanas, les ahorré el mal trago. Reconozco que nunca fui muy rebelde. Digamos que siempre fui o traté de ser "la hija perfecta", de la que estuvieran orgullosos mis papás. Las mejores notas, la loca de los libros, la de las mil y una preguntas, la más sociable, la más payasa, la más cariñosa, pero a la vez la más tímida de las tres. Supongo que algo tiene que ver con ser la mayor y perder los privilegios de hija única. Nunca me puse a reflexionar sobre eso, hasta hoy. Mi adolescencia no fue adolescencia propiamente dicha. Mi adolescencia fue tardía, sí! No fue a los 13 o 14, no. Fue recién con el ingreso a la universidad. Recién en ese momento descubrí que podría ver por mis propios ojos. Que el mundo era mucho más grande de lo que me habían dicho y ahí empezó mi rebelión interior. La incomodidad por lo dado o naturalizado. Mi afán por indagar las causas de todo. Fui forjando mi mirada crítica. La no aceptación al sistema, no es que viva fuera de él pero no comparto la ideología política y económica dominante. Mis papás tuvieron que sufrir mis arranques "adolescentes" a mis 22 años y yo sufrí mucho, sufrí por sentirme incomprendida. Por sentir que no confiaban en mí. Sufrí porque empecé a sentir el peso en mis espaldas de ser hermana mayor. Y pasé de ser el EJEMPLO a la OVEJA NEGRA. Ojo, no se crean que hice nada muy loco. Sólo luchar por mi amor (y miren cuánto que hoy después de 12 años somos papás) y por lo que creía justo. Me sentí sola, mis hermanas no me entendían por pensar distinto y eso me mataba. Fueron años de aprendizaje y crecimiento. Hoy en perspectiva puedo ver que tal vez en algunos momentos estuve a la defensiva... que ellas sí estuvieron aunque no tomaran partido por mí. No tenemos por qué pensar igual. Dicen que los hijos son como los dedos de la mano y es así. Las tres somos muy distintas pero nos amamos con el corazón.


Mi hermana del medio es una GENIA. Y lo digo con mayúsculas porque desde peque se daba maña para arreglar (o terminar de romper) todo tipo de aparato electrónico. La de humor negro, la que siempre nos hacía matar de risa. La rebelde y hormiguita viajera. Hoy una grosa en lo que hace. Es entertainment de eventos... mi orgullo y mi babero. Te amo sister!!!

La más chica es mi hermanita MIMADA. La chinchuda y "antipática" con el mundo pero de un corazón enorme. Siempre fue nuestra debilidad. Cuando se fanatizó con la primera banda, BSB, hicimos lo imposible para conseguirle los CD's y sencillos habidos y por haber. Logramos convencer a papá de llevarla al recital en Parque de la Costa, Tigre, a riesgo de que un grupo de fanáticas lo atacara y lo dejara "en pelotas" al intentar llegar a la boletería para conseguir entradas. Por ella nos bancamos los manguerazos de agua helada de los bomberos en pleno verano pero finalmente, lo conseguimos. Tuvo a sus ídolos a un metro de distancia. ¿No somos re grosas, negra? (guiño para la del medio).
Y un día de abril de 2010 revolucionó nuestro mundo: nos enteramos que iba a ser mamá, la alegría infinita y la emoción se adueñó de nosotras. Después de tres años de búsqueda, Olivia venía en camino. Mi primer amor puro, mi sobri, mi ahijada. Gracias pichi por ser como sos, te amo!!!




La ñaña y la maternidad

“Amar a una hermana es una devoción incondicional,
narcisista y complicada, parecida al amor de madre. 
Las hermanas están inevitablemente conectadas, 
moldeadas por sus padres y comparten el mismo
 tesoro de recuerdos y experiencias.” 

Mis hermanas para mí son uno de los amores más grandes que tengo. Las adoro con el alma y cualquier cosa que les pase o las haga sufrir me duele a mí. Con ellas aprendí un poco del oficio de "ser mamá". Siempre tuve un instinto maternal, me podían. Me metía en todo. Típico! No soportaba verlas llorar o que las retaran. Cada vez que intercedía entre ellas y mis papás la ligaba por comedida. Pero qué quieren que les diga, por mis hermanas muero de amor y no me arrepiento. Ellas fueron mis primeras amigas, con las que compartí mi vida. Hoy nos amamos y acompañamos. Comparto mi maternidad con ellas. Y ellas la comparten conmigo. Sufrí mucho el año que estuve viviendo lejos, por no verlas seguido, una parte importante de mí y de mi historia estaba a 800 km. Cada viaje para mí era una alegría inmensa y una triste despedida. Por suerte, hoy ya no es así. Y aunque ya no vivamos juntas, la felicidad nos embarga cuando por fin nos juntamos las tres. Y porque cuando estamos juntas no dejamos títere con cabeza, che!

No cambio por nada ser la ñaña (y muchas veces ñañosa por caprichosa y antojadiza). Me encanta ser la mayor, "sobreprotegerlas" desde el cariño, alegrarme por cada logro de ellas, cuidarlas si es necesario, abrazarlas y decirles que las amo. Estar al pie del cañón siempre!

Muriel es hija única. Por ahora ella tiene una ñaña del corazón, su prima Olivia que con casi 3 años la ama y la cuida, no quita que no se agarren de los pelos algunas veces. Pero es tan lindo verlas quererse, pensarse. No hay día en la vida de Muriel sin nombrar a Olivia. No hay día en la vida de Olivia sin nombrar a Muriel. Olivia vivió mi embarazo abrazada a la panza, hablándole a su prima sin todavía saber muy bien qué era una prima. Cuando Muriel nació fue tan loco. La vida de Oli cambió. Y Muri creció con Olivia. Ella es su pequeña ñaña. Al igual que yo, tenía 14 meses cuando llegó la benjamina. Era una bebita. Pero basta verlas juntas para morir de amor.



No sé si Muriel tendrá herman@s. Pero si algún día llegan, por ser primera se convertirá en la ñaña de mi pequeña familia. Como mamá quiero que disfrute de ese lugar privilegiado, de ver crecer a sus hermanos desde la primera fila. Me gustaría que se sintiera orgullosa como yo de las mías. Todavía hay un largo camino por recorrer... 

“Hermanas:
 como las ramas de un
 árbol, crecemos en distintas
 direcciones pero nuestra raíz
 continúa siendo una sola. 
Así, la vida de cada
una será
 siempre 
una parte
esencial
 de la de la otra.”



*Consultá mi diccionario de la maternidad haciendo click acá


Un abrazo... ¡Nos estamos leyendo!







33 comentarios:

  1. Ains Pao, cómo te entiendo en mucho de lo que has dicho. Nosotras, mis hermanas, también somos 3 y yo la ñaña. Con mi hermana mediana me llevo 20 meses y recuerdo haber sido yo la que les ha abierto ese camino a ellas, jajajaja. Para que a mí me dejaran hacer algo me costaba horrores y ellas en cuanto lo planteaban, jejejeje. Tienes toda la razón del mundo en lo que comentas, en lo que es una hermana, pese a las discusiones y visiones diferentes, pero siempre están ahí. Y Muriel, si algún día tiene hermanit@s, va a ser una privilegiada. Genial como siempre. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noe!!! Es el precio de ser las mayores... Yo a pesar de todo, estoy feliz de ser la mayor... Para mí ellas son mi orgullo y las adoro!!!

      Besotes, che!

      Eliminar
  2. Que lindo Pao!! siempre me haces llorar con lo que escribis, aunque sea malhumorada y antipatica, llegas a mi corazon jaja. Te adoro hermana mayor!!

    ResponderEliminar
  3. Que post tan bonito Pao!!!!!!!!!!!

    Aquí a la mayor se le llama TAta, pero ya sabes como es Gabi no???? Pues nada, ella la llama Tati...... Y así se le ha quedado.

    Que bonito leer la pasión que tienes por tus hermanas..... Yo soy hija única.....fui lo mas de lo mas para mi papa.....el amor que me dió y a su vez la libertad para que volara y no fuera etiquetada como una mimada y protegida.......me dejó volar......

    Siempre supe algo.....yo si algún dia tengo hijos....dos....una hija sólo no.....que cuando me muera tenga alguien con quien apegarse al mundo y superar juntos las cosas..........

    Y así lo hice...... Se adoran....se pelean.....pero se admiran....todo y la diferencia de edad....... Están deseando llegue el fin des emana para hacerse fotos con el ipad......juntas......y yo pues en modo madre babeando.....

    Gracias por este post Pao......

    Aquí la grande eres tu, che!!!!

    Te quiero bella flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea!!! Me parto con Gabi!!! Es una GENIA... Gracias por este comentario... Sos GRANDE, mi diosamotora!!!

      Te quieroooooo :-D

      Eliminar
  4. Yo también soy ñaña Pao....y me he sentido tan identificada en tus palabras.....
    No creo que Nenúfar llegue a serlo, me consuelo en pensar eso que dicen de que "lo que no se conoce no se echa de menos", pero cuando se conoce....si se tiene lejos, es tortura. Los años que viví lejos de mi hermano, fueron los peores de mi vida, lo echaba tanto de menos. Aunque como tu dices, también nos hemos tirado de los pelos jajajaja, pero recuerdo cada momento de su llegada a casa...cada broma, cada pelea, cada abrazo...ayyyyyy snif...ya para loca.
    Besazos ñaña ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos ñañas se saludan!!! Jajajaja me parto, che!!! Que lindo lo que contás... me encanta!!! Nosotras también nos matábamos pero después a los besos y abrazos jajaja o jugando como si nada otra vez!!!

      Besazos, che!!! ;-D

      Eliminar
  5. Mi Dulci... aquí otra ñaña, ya imaginarás, emocionada hasta la médula, escalofriantemente parecida a ti en cuanto a evolución personal y sentimiento por su única hermana. No fue fácil ser la mayor, e incluso hoy tampoco es sencillo ser hermana. Pero coincido al cien por cien en que el mejor LEGADO que se puede dejar a los hijos es un hermano, o un familiar que lo acompañe durante toda la vida, como puede perfectamente ser un primo.
    Me parece maravillosa la relación que tenéis, la que tienen vuestras hijas... es un EJEMPLO inmejorable de amor eterno y de familia ideal, así que te felicito, os felicito a todas, con todo mi corazón.
    Un beso y un abrazo emocionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, Luci!!! Cuantas coincidencias, che... piel de gallina... No es fácil ser la mayor, en eso estoy totalmente de acuerdo!!! Gracias preciosa mía, soy afortunada de tenerlas y Muriel es afortunada de tener a Olivia... :-D

      Un beso + abrazo = enormes... Te quiero, che!

      Eliminar
  6. Aquí estoy emocionada como una tonta.. Yo también soy la mayor de 3 hermanas y me he visto tan identificada...

    Me ha encantado tu reflexión... Es una de las cosas que más me gusta de haber vuelto a Valencia, compartir con mis hermanas los momentos del día a día..

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ñaña!!! Gracias, Majo!!! Me pone super contenta por vos... lo más lindo es tenerlas cerca!!!

      Besazo enorme, amiga!!!

      Eliminar
  7. Hola Pao. Tengo un premio para ti en mi blog. Pásate cuando puedas por él. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marisa!!! Muchas gracias, che! Ahora me paso... Un abrazote ;-D

      Eliminar
  8. Pao, yo soy también la hermana maor de 4 chicas. La segunda madre. La responsable, la que abrió los caminos....y no podría vivir sin ellas. Aunque están lejos de mí ahora, en kms, la distancia de corazón no existe. Las quiero tantísimo, que reconozco que no sería quien soy sin ellas.
    Me ha encantado, me siento muy identificada con tu post de hoy


    Besotes, mi ñaña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ñaña!!! Que gran verdad, Pauli... la distancia de corazón no existe... preciosas palabras a tus hermanas... me emocionaste con el comentario...

      Besotes gordos, che!!!

      Eliminar
  9. Precioso Pao, yo soy hija única y algo que siempre he echado de menos es tener hermanos. Me ha encantado tu ost y estoy segura de que tus hermanas también se sienten orgullosas de su ñaña :-)
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María!!! Me pone contenta que te haya gustado... ahora el pitufo va a ser Ñaño... que emoción!!!

      Besotes x 2 ;-D

      Eliminar
  10. Pues yo soy Pichi!!! Soy la mimada y consentida por mi familia y por mi ñaño o tato como yo lo llamo, me acordaste a mi hija, por como te describes la veo a ella como es siempre pendiente de su hermano queriendole y protegiendolo cuando yo no estoy... me ha encantado tu historia y como influye en nuestra vida los hermanos para la maternidad. .. un beso amiga!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, Pichi!!! Todos los mimos para vos!!! Gracias, amiga!!! Seguro tu pequeña va a ser una GRAN ñaña!!!

      Besote, che ;-D

      Eliminar
  11. Pao que hermoso!!! Yo no tengo hermanos ni hermanas, pero afortunadamente pude encontrar a mis "hermanas elegidas" a lo largo de mi vida. Y tengo una amiga que es toda una hermana mayor, no solo porque me lleva dos años sino porque siempre actuaba como tú misma nos cuentas, siempre daba el ejemplo, era más madura y siempre nos cuidaba (a mí y al resto de mis amigas). Me imagino cómo será tener una hermana desde chiquita... Yo tampoco sé si mi hijito vaya a tener un hermanito. Me imagino que sí, aunque sí eso ocurre, será en un muuuuuy largo plazo. Ves? Todavía no he renunciado a la idea! Un abrazote! Pd. Amo las fotos que pusiste. Son bellísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Diana!!! Por suerte la vida también nos regala hermanas y es algo tan lindo. Yo también tengo hermanas elegidas que adoro con el corazón y aún así sigo siendo la Ñaña por mayor...
      Claro que no hay que renunciar a la idea... quien te dice, tu peque se convierta en ñaño en unos años ;-D
      Abrazote, amiga!!! Gracias por tu comentario, che!!!

      Eliminar
  12. ¡Espectacular! Yo soy ñaña también (aunque el término acabo de aprenderlo ahora mismo :-) tengo dos nenas y un nene en casa. Y mi mayor deseo, lo deseo de todo corazón, es que se quieran, se ayuden, se protejan siempre. Me encantaría que fueran capaces de expresar su amor por los otros dos de la manera que tú lo has hecho aquí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, che!!! Bienvenida ñaña al #azdelamaternidad y a mi blog!!! Vas a ver que se van a super querer... no tengas dudas de eso!!!

      Besote enorme ;-D

      Eliminar
  13. Bueno, yo soy la pequeña de cuatro hermanos (dos parejitas) y mi hermana es -siempre ha sido- mi segunda mamá, ya se lo decían incluso de niñas!! Y la pena grande que tengo es que ella -de momento- no ha podido tener niños, primitos que adoren a mis hijos como Olivia adora a Muriel (qué rica dándole de comer :-) )
    Me ha encantado este post, las fotos bellísimas (sois guapísimas las tres!) y el poema final con forma de árbol soberbio!!
    Un beso muy grande, ñaña :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa!!! Sos la Pichi de la familia!!! Gracias, amiga!!! Me pone contenta que te haya gustado!!!

      Un besote gigante ;-D

      Eliminar
  14. Pao, me encanta esta palabra ñaña, que aquí en España no usamos ni creo conocemos, al menos era mi caso hasta ayer que leí tu post. Yo soy también una! Y me encanta la relación con tus hermanas, se nota que es muy especial, como la de Olivia y Muri, qué son tan monas!!

    El poema también es genial y las fotos, estáis muy muy guapas.

    Sigue disfrutando de ese gran regalo que tienes con tus chicas, es todo un privilegio.

    Preciosa declaración de amor fraternal ;-)

    Un besazo amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bego!!! Otra ñaña, che!!! Adoro a mis hermanas aún con nuestras diferencias... no podría vivir sin ellas... El poema es precioso, no?

      Besazo, amiga!!! Y gracias por los piropos ;-D

      Eliminar
  15. Ay Pao, y a mi que se me pasaba el pasar por aquí desde hacía tiempo.

    Te he leído y he sentido nostalgia y cierta envidia, pero envidia de la sana, porque yo también hubiese querido ser una ñaña de verdad. Tengo un hermano menor (nos llevamos un año), pero apenas lo veo, no nos llevamos mal ni nunca nos hemos peleado, pero la verdad es que nunca hemos tenido una relación muy estrecha.
    Tienes un tesoro que es tu familia, aún a pesar de vuestras diferencias que seguro son salvables. Preciosas palabras, bellos sentimientos. Se convierta Muriel en ñaña o no, tendrá una fuerte red de apoyo, una tribu y crecerá rodeada de gente, de verdad Pao, qué gran suerte.

    He sentido nostalgia porque me he acordado de mis titos ches (yo los llamaba che, a los dos, oía mucho esa palabra y era pequeña, así que para mi siempre han sido che), ellos eran la primera generación nacida en Buenos Aires, se vinieron a pasar unos años a vivir con mi abuela aquí a España, fueron casi 10, pero se volvieron a su Buenos Aires adorado, con sus hijos y sus nietos. Hoy ya hay una cuarta generación nacida allá. Miles de recuerdos me han venido a mi mente, los quería mucho y se que ellos a mi también. Creo que es uno de los recuerdos más cálidos de mi niñez, ya han fallecido, pero siguen en mi corazón.

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepita!!! Gracias por tu comentario, che!!! Sé que cometo mil errores y soy la que menos confía en mí, pero mi mayor deseo es que Muriel se sienta amada y feliz. Me emocionaste con la historia de tus tíos... Que lindo es atesorarlos siempre en tu corazón... La vida a veces es injusta y nos separa de los que más queremos cuando menos lo esperamos... Si algún día venís a Buenos Aires, y ya que significa tanto para vos, me gustaría llevarte a recorrer cada lugar y tomarnos un largo café!!!

      Un abrazo enorme, che!!! :D

      Eliminar
  16. ¡Ay, qué rebonito! Yo también soy hermana mayor, pero nosotras sólo somos dos. Es cierto que vamos abriendo puertas que la/s hermana/s pequeña/s ya se encuentras abiertas. Yo tampoco fui muy rebelde, pero también luché por lo que consideraba justo... "abogada de las causas perdidas" me llamaba mi padre...
    Aunque a mi hermana y a mí desde siempre nos separan infinidad de cosas (la maternidad es una de ellas porque ella ni tiene ni quiere, de momento, tener hijos) es cierto que siempre tendremos una conexión.
    Y luego está mi tía, que me lleva 10 años y es madre también (su hija y el Mayor también se llevan 10 años, qué casualidad, ¿verdad?) y siempre ha sido para mí como mi hermana mayor, sobre todo desde que yo también soy madre.
    Por eso, siempre tuve claro que el Mayor no sería hijo único... lo de que fueran tres llegó más tarde, jajajaja... Me alegra saber que mis hijos siempre tendrán a alguien que se preocupe por ellos, además de sus padres. Me enorgullece ver cómo se cuidan los unos a los otros, aunque, como bien dices, a veces se tiren de los pelos, jejeje...
    Me ha encantado tu entrada y el repaso que das a las distintas formas de ser hermana mayor. ¡Ah! Y gracias por la alusión ;-)
    Me encanta leerte, lo sabes, aunque últimamente tenga poco tiempo para comentar...
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ñaña!!! Gracias por compartir tu historia!!! Ser hermana mayor tiene sus contras y pros, che!!! Pero en el balance ganas los pros!!!
      Gracias por todo, nena!!! Me encanta tenerte por acá!!!

      Besotes gigantes!!! ;-D

      Eliminar
  17. Pao, cielo, me has dejado KO.... que preciosidad, cada una de tus palabras están llenas de amor!!! Eres toda una ñaña, y tus hermanas estarán orgullosas de tí, por tener una hermana mayor como tu!!!! SOS GROSA!!!!!!

    Un bacione grandissimo!!!!

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email