martes, 3 de diciembre de 2013

La maternidad de la A a la Z - G de Guión


Este post pertenece al diccionario #azdelamaternidad 



G de guión.



"No es para quedarnos en casa
que hacemos una casa
no es para quedarnos en el amor
que amamos
y no morimos para morir
tenemos sed y paciencias de animal"
Juan Gelman


Según la RAE, hay varias definiciones de guión pero, para el interés de este post, sólo voy a enunciar algunas:



Un guión es un texto en que se expone, con los detalles necesarios para su realización, el contenido de una película, historieta o de un programa de radio o televisión. Es decir, un escrito que contiene las indicaciones de todo aquello que la obra dramática requiere para su puesta en escena.
Un guión es un escrito en que breve y ordenadamente se han apuntado algunas ideas o cosas con objeto de que sirva de guía para determinado fin.

Un guión es un texto en que se expone, con los detalles necesarios para su realización

Guión
es la persona que va delante, enseña y amaestra a alguien.





Antes de ser mamá, pensaba que todo se podía guionar. No es que toda mi vida estuviera guionada pero en algunas ocasiones escribía de forma ordenada y organizada lo que iba a ser y hacer después. Debe ser porque desde chica me gustaba el teatro y el cine y a la vez la radio. Así jugaba a ser un personaje, el que más me atrapaba. Mi abuela tenía un baúl con ropa y con mis hermanas solíamos disfrazarnos para actuar. Pero previo a eso el infaltable guión. Después vino la época de mi afición por el periodismo y con ella empecé a jugar al noticiero o a tener mi propio programa radial. Hasta que fui mayor y por fin decidí entrar a la universidad. En la carrera, aprendí a escribir guiones radiales, televisivos, literarios y de cine.

Cuando iba de vacaciones a un nuevo sitio preparaba una especie de guión con los detalles de las cosas que debía llevar y los lugares recomendados para conocer. Siempre fui un poco obse (y ñoña) así que me gustaba informarme de la historia y características del lugar que iba a visitar. Si íbamos a la casa de la playa, como no teníamos mucha plata para gastar. Armábamos una guía de las comidas de la semana para poder ahorrar para salir a cenar los últimos días.

Cuando empezamos (Demi y yo) a trabajar "ad-honorem" en un programa de radio, el guión era infaltable. Toda nuestra producción giraba en torno al guión. El guión era el esqueleto sin él no habría programa.

Después quedé embarazada y pensé que la naturaleza podía cumplir también un guión infalible. Pero me equivoqué.

Guión y maternidad

La mayor parte del embarazo fue relativamente normal. Los primeros tres meses fueron vómitos y mareos a troche y moche. Sin embargo, estos fueron cediendo a medida que entraba en el segundos trimestre. Debo decir que el segundo tramo fue el más agradable, me sentía llena de energía y no me quedaba quieta. Salvo porque en la segunda consulta con la obstetra de la obra social descubre que tengo un poco alta la presión (no superaba los 140) y me deriva a embarazo de riesgo. Eso me sorprendió un poco porque siempre había sido hipotensa. No me desanimé, creyendo en un posible error. A la vez, fue durante esos meses que nos mudamos al departamentito juntos así que estaba contenta. 

(Ilusa yo) No dejaba de leer las etapas del embarazo y crecimiento de mi bebé en la panza. Pero no me informaba de lactancia, segura de que todo fluiría. Cada día estaba más ansiosa (ya no temía) por el parto y a la vez, segura de amamantar a mi bebé. Pensaba que la naturaleza era sabia y que su guión me ayudaría. Todo indicaba que era un embarazo perfecto, mi presión no superaba los 110/70 y (aunque estaba anémica) me gustaba caminar y viajar a visitar a mi familia sin problemas. Empecé el curso pre-parto y eso me motivaba. Me sentía invencible, capacitada para parir. Pero no resultó así.

Justo cuando estaba entrando a las 35 semanas de embarazo me hice un scan fetal y descubrimos que había una disminución de líquido amniótico. Desde ese momento, reposo absoluto (absoluto: de la cama al baño y del baño a la cama). Chau sueño de salir a caminar hasta que llegaran las contracciones. Ese fue el primer susto de varios, temí por mi pequeña. (el guión no funcionó)

A la semana siguiente comencé con hipertensión por la noche. Nos asustamos porque rondaba los 150/110 y corrimos a la guardia. Falsa alarma. Al llegar allá mi presión bajaba y me mandaban a mi casa. Así fueron 5 veces más. Me medicaron para la presión. Lo consulté con mi obstetra particular y no estaba de acuerdo porque eso taparía el cuadro. Yo no era hipertensa, era una señal del embarazo. Pasaron las semanas y las contracciones venían aisladas. Si para la semana 41 todavía no había nacido tenía que internarme. (el guión no funcionó)

Así fue que el martes 6 de marzo de 2012 me interné. Yo trataba de ser positiva, pensaba en el guión de la naturaleza, confiaba en que Muriel quisiera salir sola. Pero otra vez me equivoqué. Tenía 2 de dilatación y un obstetra me hizo un tacto horrible, creo que me dolió más que las contracciones posteriores, que provocó una hemorragia grandísima. Cuando hubo habitación lista, me llevaron para allá. A todo esto ya habían empezado las contracciones cada 3 minutos. Eran las 10 de la mañana. Me trajeron el almuerzo pero no quise comer mucho. Estaba ansiosa porque las contracciones aumentaran (sí, una loca). Yo sólo quería conocer a mi bebé no me importaba nada más. El monitoreo de Muriel me preocupaba porque de las 150 pulsaciones por minuto había bajado a 110. Ellos me decían que era normal pero yo desconfiaba. A las 16 hs las contracciones habían aumentado cada 2 minutos. Me levanté para ir al baño y ahí descubro que había roto bolsa con líquido meconial. Me alarmé y llamé a la partera. Otra vez me decían que no era nada. A la hora vuelve para hacerme tacto: 4 de dilatación. Se va y viene la obstetra de turno: "Gorda, no dilatás y rompiste bolsa con líquido meconial. Vas a cesárea". (El guión no funcionó) 

Se me paralizó el corazón, el tiempo, se me heló la sangre. Algo dentro mío me decía que no iba todo bien. Estaba aterrada. A todo esto las contracciones era cada 1 minuto y ya me costaba tomar aire para reponerme. Supongo que era porque había roto bolsa hacía tres horas y el dolor se vuelve intenso. Me llevaron a quirófano. Tenía miedo. Allá las instrumentistas y el anestesista trataban de animarme. Yo seguía preocupada. Sólo me importaba que Muriel estuviera bien. La cesárea empezó y los médicos hablaban de cualquier cosa entre ellos. Me sentí cosa. Sólo el anestesista me agarró la mano y me decía que pronto iba a conocer a mi bebé. La sensación de manoseo fue muy fea. Cuando sale Muri, bajan en biombo y me la muestran de lejos. Rompí en llanto. No me la pusieron en el pecho. Se la llevaron. Había nacido con bajo peso y con 42 semanas. Iba directo a neo por un par de horas. Lloré. Lloré como nunca sola en el frío de aquel quirófano. El tiempo no pasaba para mí. La naturaleza me había defraudado. De nada sirvió el guión. Nada fue como esperaba. (El guión no funcionó).

A las 5 horas (interminables) me la trajeron. La gorda no se prendía a la teta. Supuestamente era porque con la cesárea no bajaba la leche. Pero algo adentro mío me decía que esa separación había sido clave. Intentamos de todas las maneras y Muriel no se prendía. Sufrimos maltrato obstétrico porque no lograba la lactancia. Rogué volver a casa y las horas y los días no pasaban. (El guión no funcionó).

Ya en casa, más tranquilos y solos, volvimos a intentarlo. Muriel no quería saber nada. Demián me ayudaba en todo. Yo me hundía en la desesperación y la tristeza. No había guión que sirviera de nada.

Antes del mes interrumpimos la lactancia. Muriel empezó a comer y a crecer. Tardé mucho tiempo en digerir el fracaso. Lloraba las 24 hs. No me sentía feliz, sino frustrada. Pero un día me desperté y sólo miré a mi hija. 



En ese momento entendí el sentido de guión en la maternidad: 

A partir de ahí yo me convertía en el guión de Muriel. En mamá, esa persona que guía, va adelante y enseña, educa a su hija como puede. No hay libreto, ni fórmulas para la maternidad. Sólo la experiencia personal y la intuición de cada una.


"Caminante, no hay camino.
Se hace camino al andar"
Antonio Machado





28 comentarios:

  1. Pao, cuanto me ha emocionado esta entrada. Es impresionante cómo la maternidad nos hace dar cuenta de que nada es seguro... que hay muchas cosas que escapan a nuestro control. Cuando somos madres somos más conscientes que nunca de esa vulnerabilidad.
    Entiendo tu dolor en aquel momento porque la forma en que Muri vino al mundo, cierto, no fue la soñada. Cierto. Las complicaciones médicas asustan, pero de lo que cuentas, más sabiendo que tu pequeña está perfectamente de salud, lo que ME CABREA es el maltrato o trato deshumanizado que te dieron en aquel quirófano. Es sencillamente espeluznante que se siga permitiendo esta cosificación de la mujer en uno de los momentos de su vida de mayor vulnerabilidad.
    Estoy contigo Pao... la maternidad nos hace ver que el guión no está escrito, que no existe. Escribimos nuestro camino día a día, con nuestros hijos de la mano.
    Excelente post!!!
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, Vero! Me costó revivir esos momentos. Pero creo que cada una es dueña y protagonista de las riendas de su vida, sin guión... Como vos decís, como dice Machado, hacemos camino al andar. Lamentablemente, en el camino nos cruzamos con piedras enormes (como el maltrato, la vulnerabilidad, la incapacidad de reacción). Pero esas piedras que a veces llamamos frustraciones o fracasos nos ayudan a crecer... Como todo, son parte del aprendizaje... la maternidad nos pone los pies sobre la tierra... y a la vez nos enriquece (aunque haya momentos en que queremos tirar todo por la borda)...

      Gracias, amiga. Por estar, por leer, por comprenderme y acompañarme en esta camino en constante construcción!!!

      Un abrazote torrente, genia!!!

      Eliminar
  2. Pao, una vez más me sorprendes con un testimonio y una reflexión profundamente emotivos. Tu traumática experiencia en el parto te sirvió para darte cuenta de que el único guion válido en la maternidad es el que te dicta el instinto, el que te hace ser el ejemplo-ejemplar para tu hija. La vida se encarga de rompernos los esquemas, las estructuras, de prepararnos para ese quiebre del que magistralmente hablaste en su día y enseñarnos a sobrevivir, a adaptarnos a toda circunstancia. Lo vivido, vivido está. Ese camino lo recorriste y, aunque en su día no lo creyeras o incluso hoy pienses a veces que te hirió para siempre, en realidad te hizo muy fuerte y te dio una buena lección de superación y relativismo existencial. Machado decía que el camino se hace el andar... y es así porque vivimos y avanzamos, somos, a golpe de experiencia y fe ciega en los designios de nuestro corazón.
    Maravillosa, como siempre. Los pelos de punta al final. Muchísimas gracias por hacerme sentir así siempre que te leo. Por hacerme pensar, reconciliarme conmigo misma y encender mi mundo.
    Te quiero, bellezón.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos lo dijiste, che. El único guión válido es el que dicta la intuición. Gracias por verme fuerte. Yo no me veo tan así... creo que es un aprendizaje pero me considero una persona muy débil. Sólo espero tener capacidad de reacción la próxima vez que intenten maltratarme... Gracias eternas por tus palabras... porque siempre estás al otro lado para levantarme el ánimo, a golpe de guasap. Te quiero Luci... bellezón, vos!!!

      Besazoooo

      Eliminar
  3. Bufffffff a ver que me recomponga...... Verdaderamente las que somos ,uy organizadas queremos un guión.... Pero la maternidad hace desaparecer ese guion y entra en juego la improvisación.

    Es tal cual.... Y como mucho el guión lo llevan las peques.....

    Es una de las cosas que me ha roto todos los esquemas.... Mi vida tenía pocos guiones, por el trabajo siempre improvisando... Se donde empiezo pero no se donde acabo y cuando. Cuando embaracé me dije... Esto lo voy a controlar yo a tope..... Jajajaja me meo..... Que coño.... Peor..... Las niñas marcan el ritmo de vida....... La improvisación........ Ser madre no lleva manual ni guión, así que como bien dices..... Intuición, amor y sobre la marcha.

    Aqui la grosa eres tú jodía!!!!!!!

    Te quiero a rabiar!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, Bea!!! No hay guión o planificación válido... la maternidad tira la planificación por los aires!!! Nuestras hijas llevan las plumas!!!

      Grosa, vos siempre!!!

      Yo también te quiero a rabiar, diosamotora!!!


      Eliminar
  4. Así es, amor: la vida real no se rige por guiónes, y menos si el que nosotras construimos es incompatible con el de la sociedad que nos rodea.
    ¿Nunca mencionaron la preenclampsia? El tema de la violencia obstétrica, la separación del bebé y la madre y la falta de asesoramiento para implantar una lactancia con éxito son cosas que he sufrido en mis propias carnes. Son de esas cosas que se perdonan pero no se olvidan. Pero lo cierto es que el guión de madre es tuyo. Tú eres la actriz principal. Disfruta de él, que crecen muy deprisa, cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo... a veces vivimos un embarazo de rosa e imaginamos que todo se da por decantación. No sabemos lo equivocadas que estamos. La vida es otra cosa.
      Ellos descartaban la preeclampsia porque los análisis daban bien. Pero mi médico particular aseguraba que la tuve aunque la ignoraran. Muriel nació envejecida y con bajo peso. Desde que empecé con la disminución de líquido amniótico no creció más. Creo que la sacamos barata! Hoy casi con 21 meses está grande y sana. Es mi milagro de amor...

      Gracias por tus palabras, sos genia eh!

      Besotes ;-)

      Eliminar
  5. Amiga!! Esos malos momentos que por desgracia nos tocó vivir nos hacen mas fuertes para seguir adelante y criar a nuestros hijos, como bien dices la maternidad es un camino que vamos guiando nosotros con nuestra intuición... besos nena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga!, Sí, son cachetazos que no enseñan a vivir y nos hacen crecer!!!

      Gracias por pasarte siempre, che!!! Loviuuuu ;-D

      Eliminar
  6. Pao, siempre me sorprendes. Esto es real, y guión de cine es lo que todos esperamos al principio. Me quedo con tu significado, madre como guión, como guía.

    Precioso. Artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pauli, es cierto. El guión de cine es lo que esperamos pero no es la realidad sino una ficción. Gracias, genia!!!

      Besotes ;-D

      Eliminar
  7. A mí tampoco me ha funcionado mucho el guión desde el día del parto. Cuando empiece a contar mi experiencia ¡esto será un no parar! Pero lo importante es que tu gorda crezca feliz y sana ¡y los guiones están para saltárselos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, totalmente de acuerdo!!! Gracias por pasarte y comentar!!!

      Un besote ;-D

      Eliminar
  8. En la vida en general, seguir un guión es complicado porque nos influyen muchos factores. Pero si ya hablamos de embarazo....ayomá!! hemos tenido vivencias muy similares (hipertensión, cesárea, no lactancia...) por eso te entiendo perfectamente ;) pero todas estas cosas nos hacen más fuertes como personas y a entender, que no podemos tenerlo todo controlado, que las situaciones se desbocan sin que podamos hacer nada.
    Me encanto como hilaste ;)
    Besazos genia. looooovius

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja sí, Lois!!! Nunca es bueno seguir un guión, no es real. Comparto que todas estas vivencias nos fortalecen aunque duelan y cueste digerirlas. Muchas cosas se nos van de las manos, otras no sabemos resolverlas y nos paralizan. Lo importante es aprender de ellas, no?
      Un besazo amiga!!! Loviuuuuuuuuuschucuchu

      Eliminar
  9. Preciosa entrada.. Y es que los caminos de Dior son inexcrutables... Da igual, lo que hayamos planeado puede salir o no. La vida está para vivirla al momento, porque mañana no sabemos lo que puede pasar.
    Yo no guionizo, porque el día que lo hago, siempre ocurre algo que lo hace imposible... Así que prefiero vivir al día y a saber lo que nos depara.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Majo! Es cierto que debemos vivir el presente con intensidad! Los guiones sólo existen en la ficción!!!

      Un besazo, che!

      Eliminar
  10. Jolín Pao...

    Una entrada en forma de testimonio brutal. De dolor, miedo pero también aprendizaje. Sólo puedo decirte que una madre nunca fracasa. Tú no fracasaste, saca eso de tu cabeza. No es justo. Y así es de cierto todo. La vida no se puede guionar ni planificar demasiado.

    Preciosa enteada Pao. Me has dejado totalmente estremecida.

    Un beso muy muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vero! Es así, la vida no se puede guionar... Y sí, tal vez no fracasé, pero es difícil no verlo así. Pero día a día vamos aclarando las ideas, puede que dentro de un tiempo esto sea sólo una anécdota en mi vida. Porque lo más importante, lo que realmente vale para mí, es Muriel.

      Gracias de nuevo, un besote grande!

      Eliminar
  11. "No entendía por qué no tuve un parto natural. No entendía por qué no la pusieron en mi pecho. No entendía por qué nos habían separado. No entendía por qué no podía prender a la teta a mi hija… No entendía por qué no pude ni supe defenderme de tanto maltrato y humillación obstétrica". Estas son las palabras, exactas, que hasta el día de hoy no me atrevo a pronunciar. Le has dado voz a mis pensamientos, Pao. Y no sabes cómo te lo agradezco. En broma, te pregunté por Twitter si sacaba los kleenex, porque inconscientemente aún me da miedo pensar que leer este tipo de historias me sigue afectando como antes (hasta hace unos meses, rompía en llanto de solo acordarme). Pero sabes? me he dado cuenta de que la herida ha ido sanando y ya no lloro al recordarlo. Las cosas sucedieron por algo. Todo sucede por algo. Y lo más maravilloso de todo es que pese a que el parto ni las primeras semanas fueron como me hubiera gustado, mi hijo y yo somos uno. Sumamente compenetrados. Hoy al leerte, y al recordar mi historia y sentirme tranquila, solo me siento fuerte. Tan fuerte como sé que ahora tú te sientes. Y créeme, ese encuentro con tu sombra trajo algo maravilloso: ese amor por Muriel que se siente a través de una pantalla, que recorre largas distancias, que se refleja en cada uno de tus posts. Te mando un abrazote amiga mía y mucho amor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana! Me alegra saber que la herida va sanando. Yo siento lo mismo con Muriel, a pesar de todo lo vivido durante los primeros días, hoy estamos conectadas. Y el amor por mi hija es el más grande que sentí en toda mi vida!
      Gracias miles, siempre!

      Un abrazote gigante! Loviuuuuuu, amiga!!!

      Eliminar
  12. Llorando estoy al leer tus palabras, imaginando la angustia y la soledad de ese quirófano, el miedo de la separación.... Pero como dices, nada está escrito, tenemos que pararnos a pensar y ver el verdadero propósito de la vida: Muriel en tu caso. Es cierto, podía haber sido de otra manera, pero que más da? Lo que importa es el ahora, escribir vuestra propia historia y diafrutarla según vaya viniendo.
    Besazos genia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Didi! Si, la historia la vamos escribiendo paso a paso. Somos dueñ@s de nuestro futuro. Muriel es mi motor y mi fuerza, hoy!

      Besazos, amiga!!!

      Eliminar
  13. Pao, una entrada preciosa!
    la vida está llena de sorpresas buenas y malas, y te das cuenta que no valen los guiones, pues la naturaleza sabe muy bien qué hacer sin consultarnos...... No fue un fracaso, en aabsoluto, lo intentaste, eso ya fue un logro. Y ahora tienes una nena preciosa!!!

    Muchos Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  14. A mí también me gusta tenerlo todo organizado, por eso me llevo tantos disgustos y decepciones cuando a última hora los planes cambian y no siguen el guión establecido, pero creo que si hay una palabra que define mi maternidad es "Improvisación". Confieso que mi marido y yo hemos sido (y somos) mucho de improvisar, sobre todo con el primer hijo, cuando todo es nuevo y diferente, pero eso sí, improvisamos guiándonos por nuestro instinto y nuestro sentido común. Y muchas otras veces, los guionistas han sido (y siguen siendo) los hijos.
    Me ha entristecido mucho leer tu relato del nacimiento de Muri, pero coincido con lo que te dijo Verónica, tú no fracasaste (fracasaron los profesionales que te atendieron), fracaso sería si te hubieses rendido y alejado de tu hija, pero triunfaste al luchar por ella y conseguir ese vínculo tan maravilloso que tenéis.
    Como siempre, un post excepcional :-)
    Un beso enorme :-)

    ResponderEliminar
  15. Bueno.... no es la mejor forma de aprender que la improvisación también es parte del teatro, aunque a veces mejor improvisar en buenas manos.
    Aunque estoy segura que también habrás guiado días para tu peke, actividades o momentos especiales y luego te has dado cuenta que no funcionan y has tenido que improvisar también.
    La improvisación también es un arte!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Esta entrega voy tarde... pero me alegro de haber sacado hueco para leerte. Me tienes llorando. ¡No sabía que hubieras sufrido tanto! Como yo soy una "agonías" me pongo en tu piel y sé que lo habría pasado mal, así que imagino (aunque me quede corta) cómo tuviste que pasarlo... ¡¡Lo siento mucho!!

    Pero me quedo con lo positivo de que te hayas dado cuenta de que eres el guión de Muriel ¡¡y no hay nada más maravilloso!! No has fracasado en nada, Pao. Eres la mamá de Muriel y ese es el mayor triunfo del mundo. ¡Seguro que ella está de acuerdo!

    ¡¡Mil besos gordos y un súper abrazo!!

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email